• Lun - Jue: 16:00 - 20:00
  • Llamanos: (+591-2) 231 7519

MUSCULACION

El dolor muscular, también llamado mialgia, es un posible efecto secundario del cáncer y su tratamiento. Puede sentir dolor en un área específica del cuerpo o puede sentir que le duele todo el cuerpo. Algunos dolores musculares son levemente molestos, mientras que otros pueden ser intensos. Pueden durar poco tiempo o pueden ser constantes durante mucho tiempo.

El dolor muscular puede afectar la calidad de vida de una persona y hacer que otros síntomas y efectos secundarios del cáncer parezcan peores. Puede incluso hacer que algunas personas interrumpan el tratamiento antes de que este finalice. Si sufre de dolor muscular, consulte a su equipo de atención médica. El control de los síntomas constituye una parte importante de la atención y el tratamiento del cáncer. Esto se denomina cuidados paliativos o atención de apoyo.

CAUSAS

El dolor muscular puede producirse por los siguientes factores:

Cáncer. Ciertos tipos de cáncer tienen más probabilidades de provocar dolor muscular:

  • Tumores que se originan en un músculo, como algunos tipos de sarcoma de tejido blando.
  • Tumores que comprimen un músculo.
  • Cánceres que hacen que el cuerpo produzca demasiados glóbulos blancos, como ciertos tipos de leucemia.

TRATAMIENTOS

Los siguientes tratamientos contra el cáncer pueden causar dolor muscular. Cuando finaliza el tratamiento, generalmente el dolor muscular desaparece. En algunos casos, el dolor muscular puede ser un efecto tardío, lo que significa que se presenta meses o años después de que finaliza el tratamiento para el cáncer.

  • Algunos tipos de quimioterapia, como el docetaxel (Taxotere), la ixabepilona (Ixempra), el paclitaxel (Taxol) y la vincristina (Vincasar PFS).
  • Los inhibidores de la aromatasa, como el anastrozol (Arimidex), el exemestano (Aromasin) y el letrozol (Femara), como también otras terapias hormonales, que incluyen fulvestrant (Faslodex), raloxifeno (Evista), tamoxifeno (Soltamox) y toremifeno (Fareston).
  • La terapia dirigida, como el trastuzumab (Herceptin) y la T-DM1 o ado-trastuzumab emtansina (Kadcyla).
  • La inmunoterapia, como los interferones, las interleucinas y los inhibidores del antígeno-4 asociado al linfocito T citotóxico (Cytotoxic T-Lymphocyte Antigen 4, CTLA-4) y de la molécula de muerte programada 1 (Programmed Death 1, PD-1)/del ligando de muerte programada 1 (Programmed Death Ligand 1, PD-L1).
  • Radioterapia.